Los ladrillos y demás piezas LEGO se fabrican en las fábricas del Grupo LEGO en Dinamarca, Hungría, República Checa, México y China.

Durante el proceso de moldeo, el plástico se calienta a 230-310º C para que tenga la consistencia de la masa. Luego se inyecta en moldes a una presión de 25-150 toneladas, dependiendo de la pieza que se esté produciendo. En promedio, los elementos tardan entre 5 y 10 segundos en enfriarse y ser expulsados.

Los moldes utilizados en la producción tienen una precisión de cinco my (= 0,004 mm) y esta precisión significa que solo 18 piezas de cada millón de productos no cumplen con el estándar de alta calidad.

En 2014, se fabricaron más de 60 mil millones de piezas, lo que equivale a aproximadamente 117,000 piezas por minuto. Todas las piezas LEGO son totalmente compatibles, sin importar cuándo o donde se han fabricado.

Hay más de 3500 piezas diferentes en la gama LEGO, en más de 60 colores diferentes. Cada pieza se puede encontrar en una amplia variedad de colores y decoraciones diferentes.