¿Cómo saber si he escogido la extraescolar más adecuada para mis hijos o hijas?

CLAVES PARA UNA BUENA ELECCIÓN
en la extraescolar de robótica

Actualmente hay cada vez más empresas que se están dedicando a la robótica educativa. El planteamiento de las actividades que se está haciendo en algunas de ellas no es del todo el que, desde nuestro punto de vista, es el correcto.

No debemos olvidar que la robótica educativa es una herramienta para que los niños y niñas desarrollen una serie de habilidades y competencias para su futuro personal y profesional. No buscamos que todos los alumnos y alumnas sean programadores y constructores de robots en el futuro.

Buscamos ayudarles a desarrollar sus capacidades para el trabajo en equipo, el liderazgo, el emprendimiento, … También buscamos que las niñas y los niños se sientan cómodos saliendo de su zona de confort, ampliándola, siendo capaces de afrontar nuevos retos.

En una conversación con unos padres hace unos días, me di cuenta de que, en la sociedad actual que vivimos, tenemos un nuevo trabajo con nuestros alumnos: debemos enseñarles a frenar el ritmo para ser capaces de asimilar todo el conocimiento que le podamos dar.

EL ESTRÉS EL PEOR ALIADO PARA EDUCAR A LOS NIÑOS Y NIÑAS

Vivimos en una sociedad en la que todo pasa a gran velocidad. Nuestros hijos consumen, igual que nosotros, películas infantiles a una por semana. Con los juguetes ocurre lo mismo. Queremos realizar actividades rápido y pasar a la siguiente, para completarlas todas y poder pasar a lo siguiente, siempre rápido. Me contaban como su hija pequeña pedía últimamente que le compraran unos muñecos que vienen en sobres. El único interés era abrir el sobre y ver qué venía dentro. Después los muñecos acaban en una caja y no se vuelven a tocar.

 ¿Cómo pueden nuestros alumnos y alumnas asimilar los conocimientos que les estamos poniendo a su disposición si quieren desarrollar las actividades corriendo para pasar a la siguiente, rápido?

Si queremos que nuestros alumnos aprendan, hay una serie de condiciones que se deben cumplir en nuestras clases.

1. Se debe trabajar con herramientas diferentes, pero no demasiadas.

Si a los alumnos y alumnas de las actividades de robótica educativa les haces trabajar con una única herramienta durante todo un curso escolar, es muy posible que se aburran y abandonen.

Si por el contrario les ofrecemos actividades con muchas herramientas diferentes, no podrán asimilar los conocimientos que pretendemos que aprendan. No podemos olvidar que estamos realizando una actividad educativa.

MOTIVACIÓN DEL ALUMNADO DESPERTANDO SU INTERÉS POR DIFERENTES JUEGOS Y HERRAMIENTAS

El punto medio es el correcto. Nosotros creemos que se deben usar entre 4 y 6 herramientas diferentes en cada grupo de edad. De esta forma, hay variedad de herramientas, que permiten reforzar diferentes aprendizajes y los alumnos tienen la variedad que necesitan.

Es cierto que habrá alumnos y alumnas que no entenderán por qué se trabaja con tan pocas herramientas, pero no podemos perder de vista nuestro objetivo. La mayoría de las familias lo entenderán.

2. Se debe hacer más de una sesión seguida con la misma herramienta, pero no demasiadas.

Para que los alumnos afiancen conocimientos, es bueno trabajar con la misma herramienta al menos dos sesiones seguidas. De lo contrario, si se trabaja con 4 herramientas diferentes, los alumnos sólo vuelven a ver los conceptos trabajados cada 4 semanas. Cambiar de herramienta cada dos sesiones al menos ayuda a afianzar los conocimientos.

3. Se debe trabajar con las herramientas adecuadas para cada edad.

Hablando con estos padres me decían que no entendían por qué un alumno de 5 o 6 años, que ya juega con Legos de pieza pequeña en casa, realiza parte de las actividades con piezas de Lego Duplo.

La explicación es que, aunque los alumnos sean completamente capaces de montar modelos con piezas pequeñas, no tiene, en su mayoría, madurez suficiente para ser capaces de montar los modelos ellos solos y de entender los conceptos mecánicos y de programación que hay detrás de ellos. Si buscamos que copien un modelo y su programa, pueden hacerlo, pero si buscamos que entiendan los conceptos, que los afiancen y que acaben dominándolos, deben trabajar con las herramientas adecuadas a su edad.

EJEMPLO PRÁCTICO

Poner a alumnos de 7 u 8 años a trabajar con Lego Mindstorms no es adecuado. Los alumnos lo montarán, copiarán los programas y disfrutarán mucho con la actividad. Sin embargo, ¿tiene conocimientos y madurez para poder explicarles conceptos físicos y matemáticos asociados a la programación y el comportamiento del robot? No olvidemos que nuestro objetivo es enseñar, no ser una ludoteca.

Nos hemos encontrado que herramientas como Arduino no son adecuadas para alumnos de menos de 13 o 14 años. Los alumnos de menos edad rechazan esta herramienta para aprender a programarla. Si se les da un robot montado basado en Arduino no tienen problemas en trabajar con él.

4. Es bueno fomentar la creatividad entre los alumnos con actividades sin instrucciones.

Muchas de las actividades que se pueden realizar tienen instrucciones de montaje y de programación para seguir. Es bueno que los alumnos con poca experiencia en robótica educativa sigan instrucciones de construcción y de programación. Después, cuando ya tienen alguna experiencia, deben construir y programar sin instrucciones. Esto fomentará el desarrollo de su creatividad, al tiempo que servirá para que demuestren si han adquirido los conocimientos que se les han explicado.

5. Es bueno trabajar con algunas herramientas de expresión oral y escrita.

Tan importante en el futuro de nuestros niños y niñas es que dominen la tecnología, como que sean capaces de expresar correctamente sus ideas a los demás. No hay equipo de ingenieros, arquitectos, abogados, médicos, profesores, … que no tenga que exponer sus trabajos ante los demás, ya sea para venderlos o para transmitirlos a quienes deben utilizar sus ideas. Nosotros tenemos muy claro que una parte importante en el desarrollo de las habilidades y competencias de nuestros niños y niñas para su futuro personal y profesional es también la capacidad de expresión oral y escrita. Desde nuestro punto de vista, un curso de robótica que no incluya este punto, está cojo.

6. Es bueno trabajar con kits que no impliquen programación.

Trabajamos, además de con los kits de robótica propiamente dicha, con otros en los que únicamente se construye. Estos kits suelen tener motores y una pila de baterías para que el motor funcione. Tienen algún movimiento, pero no se programan. Estos kits están pensados para que los alumnos adquieran conocimientos avanzados de mecánica, una parte importante de la robótica, donde no todo es programar. Los alumnos y alumnas investigan y conocen cómo funcionan mecanismos de la vida real, como son relojes de péndulo, grúas de torre, molinos de viento, … Se trabajan también energías renovables, donde se puede comprobar cómo se puede producir electricidad a partir de la fuerza del viento, del agua o de la energía solar, construyendo los modelos y haciéndolos funcionar después. También se trabaja con modelos de neumática, muy importante en la construcción de máquinas y robots.

7. Por supuesto, es necesario trabajar con herramientas que impliquen construcción y programación.

Si hablamos de robótica educativa, debe incluir tanto construcción como programación. Es cierto que se pueden utilizar herramientas sólo de construcción, para reforzar conceptos de mecánica y herramientas sólo de programación, para reforzar los conocimientos en esta área. Pero lo que no es robótica educativa es un curso en el que, por ejemplo, sólo se trabaja programación.

8. Es muy aconsejable que el curso de robótica educativa se desarrolle en inglés.

El nivel de inglés de nuestros niños y niñas en España es, por norma general, bastante bajo. Realizar actividades que son motivadoras para ellos en inglés ayuda al aprendizaje de esta lengua. Por supuesto, sigue siendo necesario aprender la lengua de la forma tradicional, pero la robótica educativa puede ser un complemento. Además, es muy probable que, en el futuro, nuestros niños y niñas tengan que trabajar en algún momento de sus vidas en inglés. Todo lo que hagan ahora será en beneficio de su futuro personal y profesional.

9. Los profesores deben ser titulados.

No podemos olvidar que estamos realizando una actividad educativa. Si queremos que sea así, las clases las deben impartir profesores titulados. No nos valen monitores de tiempo libre, que tienen otra función diferente de la de educar. Si las clases son en inglés, además, deben tener un buen nivel de inglés. La formación en robótica la pueden recibir del propio centro donde trabajan, ya que es difícil todavía encontrar profesores formados en robótica educativa y con conocimiento de las herramientas a utilizar.

Cuando vayas a preguntar por actividades de robótica educativa para tu hijo o hija, no olvides preguntar por estos puntos. Si no se tienen en cuenta en el centro donde estás pensando llevar a tu hijo, plantéate que a lo mejor no es el lugar adecuado.

Si tu hijo ya realiza actividades de robótica educativa y se queja por alguno de los puntos que os hemos indicado, explicadles por qué es importante que trabajen con las herramientas que trabajan, por qué es importante hacerlo en inglés, por qué es importante hacer construcciones sin instrucciones, … Y, sobre todo, animadlos a seguir con la actividad.

 

Sabemos que la robótica educativa, bien planteada, les ayudará a desarrollar sus habilidades y competencias necesarias para su futuro personal y profesional.

Si tienes dudas en cuanto al centro elegido para tu hijo, podemos asesorarte sin problemas. Escríbenos un correo a info@edukative.es y te ayudaremos.

ESCRITO POR JOSÉ CABRERA CEO EDUKATIVE Barcelona a 24/04/2017